Terapia a vidas pasadas para empresarios

Empresas en Crecimiento, por: José Miguel Novelo.

“Tropecé de nuevo y con la misma piedra…”

Alicia Villareal.

No pretendo, ni remotamente, hablar de la Terapia de Vidas Pasadas desde el punto de vista médico, pero si quisiera aprovechar el tema central de este mes para que los empresarios, los emprendedores y los que se dedican a las ventas, volteemos los ojos a “otro tipo” de terapia basada en vidas pasadas.

¿Cómo o de qué se trata? Es la pregunta obligada.

Se trata de reconocer en las “vidas pasadas” de nuestro negocio, aquello que evita que podamos subir al siguiente nivel, aquello que ciclo tras ciclo se convierte en la pared que no podemos romper y atravesar. Se trata de identificar aquello que nos puede estar sucediendo emprendimiento tras emprendimiento, negocio tras negocio o venta tras venta, pero sobretodo se trata de aquello que no nos permite romper nuestras barreras.

¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo rompemos ese bucle empresarial y de falta de crecimiento?

Primero, reconociendo que cada determinado tiempo, nuestro negocio o nuestras ventas, llegan a un punto de estancamiento, decrecimiento o crisis. La mayoría de las veces ésta es la parte más complicada de todo el proceso, dado que nos resulta más fácil culpar a la economía, a nuestros colaboradores, a la época del año o a nuestras “malas” estrategias de publicidad.

Por eso suele ser la parte más difícil, porque se trata de reconocer que no es un problema externo, sino interno. Se trata de aceptar que es el líder el que necesita romper el bucle. De aceptar que es el vendedor quien está golpeándose contra la pared y regresando (algunas veces) hasta el punto de partida. Nunca la frase “no eres tú, soy yo” había tenido tanto sentido.

Segundo, documentando y revisando nuestra bitácora de resultados. Ya sea que lleves una bitácora diaria, semanal, mensual y anual, ésta debe ser revisada periódicamente. Sobretodo en los momentos de bloqueo, estancamiento o falta de crecimiento.

No existe una fórmula para la revisión de nuestra bitácora, lo que sí es un hecho es que al menos una vez al año deberíamos hacerlo y, en su caso, modificarla para mejorar. Otra realidad es que la bitácora debe llenarse TODOS los días, porque es ahí donde sucede la magia.

Tercero, modificar el plan. Una vez que hemos ubicado en esta regresión de vidas pasadas, el momento, hecho, acción o falta de esta, que nos detiene y no nos permite crecer, es nuestra responsabilidad cambiarla y, con paciencia y constancia, ir midiendo y registrando nuestros nuevos resultados en la bitácora.

Bien lo dijo Alicia Villareal, “Tropecé de nuevo y con la misma piedra”, quizá si hubiera tenido una bitácora y hubiera hecho su terapia de vidas pasadas, ésto no le hubiera sucedido.

En resumen. Primero, aceptar que hay algo que no nos permite crecer. Segundo, llevar nuestra bitácora y revisarla periódicamente porque es ahí donde sucede la magia. Tercero, modificar el plan para no tropezar de nuevo con la misma piedra y llevar nuestro negocio, emprendimiento y ventas al siguiente nivel.

Finalmente y como comentario extra pero no por eso menos importante, quisiera aprovechar para felicitar a todas las madres en su día y mes, en particular a la mía quien me sigue guiando y acompañando hasta el día de hoy. ¡Gracias mamá!

Con cariño José Miguel.

Artículos recientes

Terapia a Vidas Pasadas

Plática entre amigos con Patricia Peirone. En el mundo del desarrollo y crecimiento humano, hay infinidad de opciones y alternativas para encontrar ese bienestar personal que nos

Seguir leyendo »