“SCREAM 2: grita y vuelve a gritar: ¿Cuándo ir de nuevo a terapia de pareja?”

Por: Psic. Wilbert Romero González. MTF 

Y comenzamos este año renovándonos, y como ya les había comentado, esta sección la elaboro desde mi experiencia terapéutica y como amante del cine, me gusta compartir estas líneas utilizando títulos que encuadran el tema en turno; este año que comienza voy a expandir el género y no solo serán cosas de terror. Vamos a buscar conexiones que nos hagan sentirnos acompañados.  

En esta ocasión voy abordar una de las preguntas que es común en las parejas que ya han ido anteriormente juntos a terapia.  ¿Cuándo ir de nuevo a terapia de pareja o si es bueno ir de nuevo?

Acudir a terapia no nos exenta de volver a vivir una crisis o momentos incómodos en nuestra relación de pareja, esto puede resolverse con los recursos adquiridos o desarrollados en terapia, sin embargo también puede hacer que la pareja regrese abrir un proceso de terapia de pareja y no está mal o quiera decir que el proceso anterior no les sirvió, sino por el contrario, es un acto de valentía  reconocer que puede ser útil regresar a terapia, ya sea con el mismo o con otro terapeuta.

Principalmente, cuando se siente incomodidad en el momento de relacionarse con su pareja. Ser conscientes de que solos no saben resolver sus problemas es el punto de inflexión que les motiva a buscar ayuda profesional.

Las dificultades para manejarse con sus diferencias, los problemas con las familias políticas, la economía, los problemas de comunicación, la sexualidad, la infidelidad y la llegada de los hijos son los temas más recurrentes en la terapia, ya sea de primera o de segunda o subsecuente.

Una pareja puede regresar a terapia ya que el crecimiento de la relación o los cambios que pueda experimentar a lo largo de la relación pueden tener un impacto diferente.

Puede ser que la experiencia previa en terapia no haya sido la mejor, sin embargo la nueva experiencia no tiene que ser igual a la anterior.

Es importante sentirse en confianza con el terapeuta a elegir. No importa si sientes que tienes que volver a gritar, antes de que tu relación de nuevo se convierta en una película de terror, acude a terapia. El proceso puede ser más sencillo, llegarás con más herramientas y  menos incertidumbre. 

Como recordatorio, la terapia de pareja no es magia, la pareja puede llegar de mutuo acuerdo, o un miembro puede ir por obligación o solo llega un miembro de la pareja, el objetivo es que cada quien pueda vivir su vida lo mejor posible y que ambos puedan estar en la sintonía de querer construir o reforzar ese vínculo profundo el uno con el otro.

Espero de todo corazón que esto te pueda hacer reflexionar un poco. Por el momento me despido y recuerda que “Vivir tu mundo al 100 NO es vivir perfecto, es vivir pleno”.

Artículos recientes

Terapia a Vidas Pasadas

Plática entre amigos con Patricia Peirone. En el mundo del desarrollo y crecimiento humano, hay infinidad de opciones y alternativas para encontrar ese bienestar personal que nos

Seguir leyendo »