Reescribe tus finanzas personales

Por: Yamily Argüelles.

Hablar de finanzas personales o de la propia economía es un tema incómodo y prohibido en nuestra sociedad. Es uno de esos temas “delicados” que se evita abordar en conversaciones con amigos o reuniones familiares por considerarse de mala educación. Sin embargo, estoy segura que en más de una ocasión has querido preguntar y platicar sobre finanzas, pero ¿cómo mejorar algo de lo que no se habla? En este artículo derribaremos juntos las viejas ideas y conversaremos sobre la forma de cambiar la visión de tus finanzas para reescribir una historia diferente.

Si tu historial económico ha estado lleno de miedo, escasez e incertidumbre, es muy probable que se haya generado en ti un alto estrés que te ha llevado a tomar decisiones financieras equivocadas. Estas experiencias desfavorables han construido creencias erróneas relacionadas con tu propia riqueza. A pesar de ello, es importante que reconozcas y tengas claro que los recursos que como individuo tienes van más allá del dinero. De manera general, las finanzas personales se refieren a la obtención y administración de dinero y recursos con los que cuenta un individuo​. La salud, el tiempo, tus habilidades para aprender, para comunicarte, los amigos, el lugar donde vives, entre muchos otros, son bienes que puedes adicionar a la lista de tus recursos para su óptima administración.

Cuando prestas atención a tus finanzas personales te ubicas en una posición responsable y tienes la oportunidad de cambiar la historia de temor e incertidumbre, por una versión mejorada de tu propia riqueza personal. Incrementar tus conocimientos y habilidades en temas de dinero seguro cambiará tu percepción y dejarás de percibirlo como un enemigo. En realidad, el dinero es un aliado que juega a tu favor cuando sabes usarlo y descubrirás -si le prestas atención-, que su propósito es ayudarte a cumplir tus metas financieras. Dar seguimiento a tus finanzas personales también ayuda a disminuir tus niveles de estrés y aumentar tu bienestar, ya que serás observador y testigo directo del manejo que le das a tu dinero; con ello podrás reflexionar sobre las decisiones tomadas y alinearlas con el logro de tus metas económicas a futuro.

Por fortuna, existe literatura variada de muy buena calidad para orientarte en el crecimiento de tus finanzas personales. Por ejemplo, algunos expertos con los que podrías familiarizarte son Napoleon Hill, Robert Kiyosaki, Mario Borghino, T. Harv Eker, Tony Robbins, Sofia Macías y Juliana Park. Imagina la cantidad de nuevas ideas y aprendizajes que sumarás al manejo de tus finanzas con alguna de estas lecturas. En definitiva… ¡Estarás incrementando tus recursos!

Aunque en la mayoría de las veces pareciera que el dinero es la raíz de todos los males, éste es una herramienta que puedes usar para generar bienestar. Te comparto 5 hábitos que favorecerán tus finanzas.

Hábitos que favorecerán tus finanzas personales

  1. Vigila tus finanzas personales. Construye tu economía y dale seguimiento a cada peso. Hazte cargo de este importante tema y reconoce el impacto que tiene en tu vida. Cuando no estás enterado que pasa con tu economía, ¡tú economía pasa sobre ti! y son las consecuencias de esas decisiones las que te generan estrés. Tomar el control de tus finanzas es un acto de valor y determinación, pues eres tú el único que decide su dirección. No dejes nada en manos de nadie. Sabrás a dónde quieres llegar si estableces un punto de partida, una meta concreta y un sistema para llegar a ese objetivo.
  • Fortalece tu educación financiera. Son muy pocos los conocimientos que se reciben sobre el manejo de los recursos. En general, no existe educación financiera en el sistema familiar, social y educativo. Esta falta de formación te conduce a tomar decisiones “al día”, es decir que aprendes a vivir día a día con el dinero que recibes y cuando surgen imprevistos, éstos te sacan de tu balance.  Aprender nuevas habilidades que fortalezcan tus finanzas te permitirá resolver tu día a día, enfrentar situaciones imprevistas y también tener una reserva de ahorro. Preguntar a expertos y compartir tus metas financieras con otros te ayudará a crecer tu riqueza.
  • Derriba tus creencias desfavorables en torno a tus finanzas. Identifica tus creencias limitantes y cuestiona esa forma de pensar. Pregúntate: ¿Quién me hablo del dinero por primera vez? ¿qué me dijo sobre este recurso? ¿Lo que creo actualmente proviene de mi propia experiencia? Un ejercicio útil para conocer tus creencias personales sobre el dinero es tomar una hoja en blanco y anotar todas las palabras que vienen a tu mente sin pensar mucho, es decir todas aquellas palabras que asocies con este pensamiento. Después te reto a escribir una creencia neutra, propia o favorable a un lado de cada una de esas palabras. Por ejemplo, si la idea que asocias con dinero es “escaso” puedes anotar como idea neutra “El dinero está en camino” y como idea favorable “El dinero es mi aliado”.
  • Elabora una lista de tus ingresos, de tus gastos e identifica el resultado. Este ejercicio requiere mucho valor, decisión y determinación porque quizás no te guste el resultado. Toma papel y lápiz, una buena taza de café y sin miedo escribe detalladamente cada lista. Reserva tiempo suficiente a solas y detalla los ingresos y los gastos que suceden en un mes para compararlos. Te llevarás una gran sorpresa al tomar conciencia del tamaño de tu economía; no juzgues el resultado. Recuerda que éste no está escrito en piedra y es posible cambiarlo.
  • Observa tus resultados financieros y establece nuevas estrategias. Con los resultados obtenidos en la lista anterior, enumera objetivos financieros a lograr. Ponte en acción con todos los recursos que actualmente tienes para crear una nueva fuente de ingresos, elimina ciertos gastos y ahorra. Es importante establecer nuevos hábitos financieros favorables y crear sistemas que te lleven a las metas deseadas. Los nuevos resultados traerán como consecuencia nuevas y mejores experiencias en tu relación con el dinero. De la misma forma en que trates el dinero, éste te tratará a ti. Si le prestas atención, te dará atención, si le das respeto, te devolverá respeto.

Así como platicas con un doctor sobre tus dolencias físicas, debes hacerlo sobre tus dolencias financieras con las personas en las que más confíes. Un asesor financiero, un amigo, un familiar o tu pareja seguramente podrán ayudarte a reenfocar el camino hacia tus metas financieras.

El dinero es energía en movimiento y corresponde a tu propia energía. Si le tienes miedo, él temerá llegar a tu vida, si no le prestas atención, él tampoco te devolverá atención. La forma de percibir el dinero cambiará tu experiencia con él, así que te reto a pensar que el dinero SI es importante y es uno de los muchos recursos con los que cuentas. Anímate a conocer pronto a los autores sugeridos en la lectura e incrementar tus habilidades financieras. Confirmarás tu abundancia y riqueza interior y te inundará un sentimiento de tranquilidad.

Te invito a reescribir un nuevo capítulo que te permita construir una fortuna personal a través de la práctica de estos hábitos de inteligencia financiera y emocional.

Artículos recientes

Terapia a Vidas Pasadas

Plática entre amigos con Patricia Peirone. En el mundo del desarrollo y crecimiento humano, hay infinidad de opciones y alternativas para encontrar ese bienestar personal que nos

Seguir leyendo »