Nuestras Creencias Limitantes

“Las creencias son esas conclusiones que sacamos de las estrategias que han funcionado en nuestra vida, o de las cosas que nos han causado dolor o sufrimiento”.

Las creencias limitantes son una percepción de la realidad que nos impide crecer, desarrollarnos como personas o alcanzar todas esas cosas que nos hacen ilusión. Es algo que realmente no es cierto pero que como si lo es para nuestra mente y eso es lo que vale para nosotros, lo damos por bueno.

En esta ocasión platicamos con una especialista en la materia; Adelaida Harrison, conferencista internacional, consultora, coach y maestra profesional de Eneagrama, quien cuenta además con la maestría de Educación Neurocognitiva y Aprendizaje; sin duda, con la autoridad profesional para despejar nuestras dudas sobre este tema, pero lo más importante, para orientarnos y darnos algunas recomendaciones para abordar y cambiar, nuestras Creencias Limitantes.

¿Qué son las creencias limitantes?

Las creencias limitantes son aquellas que no nos permiten actuar con libertad y tomar decisiones con libertad. Los seres humanos necesitamos un marco de referencia para poder funcionar en la vida, cuando nacemos no tenemos ninguna memoria, ningún recuerdo para tomar decisiones, para actuar, por eso los niños pasan muchos años absorbiendo información del entorno y de sus padres, y lo que sucede es que esa información se va almacenando en el cerebro y la información más importante, más usada y más útil, se guarda en una memoria que se llama procedimental.

Entonces, digamos que se van formando manuales de operación que nos dan resultado con base en las estrategias que fueron exitosas en un momento, esas se privilegian y se guardan, las que no son exitosas se descartan o se transforman. Una de esas estrategias exitosas, por ejemplo sería,  “cuando yo doy las gracias la gente es amable conmigo”, eso  hace que formemos las creencias, que son esas conclusiones que sacamos de las estrategias que han funcionado en nuestra vida, o de las cosas que nos han causado dolor o sufrimiento, por ejemplo, “cuando yo no hago la tarea me regañan”, esa es información que el niño va almacenando en el cerebro.

Otro tipo de programación que recibimos es lo que nuestros padres nos dicen, los niños no tienen la capacidad de razonar y la intención de esto en la biología es que los papas enseñen a sus hijos a sobrevivir por ejemplo que los enseñen a cazar, este cerebro está diseñado así porque ese proceso sirve para que el papá le enseñe cuáles son los alimentos adecuados, cuáles son los animales que podemos comer, etcétera.

Eso mismo que ayuda a esa programación se da y se queda guardada en el cerebro a través de las creencias, pero esas creencias se guardaron cuando nosotros teníamos menos de 10 años, entonces las creencias son mensajes de supervivencia que te dan tus papás.

Ya que explicamos lo que son las creencias, tenemos entonces que las Creencias Limitantes son aquellos mensajes que recibiste de niño que a lo mejor para tu familia eran útiles o a lo mejor te fueron útiles en tu infancia pero hoy en día ese marco de referencia que estás usando no te ayuda a desarrollarte sino al contrario, te limita.

¿Cuáles son algunos ejemplos de estas creencias?

Una creencia muy común es que “las mujeres son tontas”, porque si tu papá iba manejando y se le atravesó una mujer, “ash tenías que ser vieja”, “hay eres una mensa”, etcétera. O las mujeres en su casa, todo lo que tiene que ver con la discriminación de género y ese tipo de cosas son el resultado de esas creencias que pasan de generación en generación y que limitan a todos. Otro ejemplo: “quién sabe a quién le robo ese porque mira cuanta lana tiene”, eso se convierte en una creencia limitante para el hijo, porque es quien va a tener la disyuntiva de ser bueno o ser rico, porque su padre le dijo que la gente rica es mala, entonces digamos que son mensajes que nos dieron cuando nosotros éramos chicos que hoy en día nos están limitando el desarrollo.

Otro ejemplo: “Tú eres muy malo para matemáticas, mejor estudia otra cosa”, ese mensaje tú lo compras y te crees que no eres bueno para matemáticas nadie te cuestiona que a lo mejor el maestro fue malo o no estuviste en la escuela adecuada, y todavía te dicen tu no entiendes matemáticas,  la manera en la que le hablamos a nuestros hijos es como vamos generando esas creencias limitantes. Los hijos que admiran a sus papás enormemente, piensan que si su papá le dice que es tonto es probable que así sea y eso se convierte en una creencia limitante porque no me voy a atrever a hacer nada que tenga que ver con la intelectualidad o matemáticas porque mi papá dijo que yo era tonto y yo a mi papá le creo y me creo que soy tonto.

¿Cómo determinan nuestro futuro las creencias limitantes?

Cuando nosotros tomamos decisiones tomamos ciertas partes cerebrales pero básicamente cada vez que vamos a tomar una decisión, se activan en nuestro cerebro las memorias de nuestro sistema límbico, específicamente, las del tálamo y entonces lo que hace el cerebro es buscar situaciones similares a la que tenemos en el momento presente y actuar de acuerdo con ellas, por eso siempre nuestro futuro está definido por nuestro pasado y ese pasado está definido por ese marco de referencia ese que se genera en nuestras memorias, al final del día, nuestras creencias son las que le dictan a nuestra mente que vamos a tomar decisiones y que vamos a actuar en el futuro; para poder cambiar el futuro tenemos que cambiar esa historia que nos contamos en el pasado porque además esas creencias no necesariamente son verdaderas y no necesariamente son válidas para el día de hoy

¿Cómo se identifican o detectan?

La manera más fácil que he encontrado de ver, encontrar o detectar las creencias limitantes es el Eneagrama, que es una herramienta que describe nueve tipos de mentalidad digamos que nueve grupos o estructuras cerebrales que nos llevan a tomar diferentes decisiones, entonces detectando nuestra personalidad podemos encontrar cuáles son aquellas creencias que para nosotros han sido una guía para nuestra vida y no se trata de cambiar radicalmente se trata de detectar dentro de esa personalidad, una vez que sabemos qué eneatipo tenemos, empezar a analizar qué estrategias nos funcionan todavía, y de ese grupo de estrategias que es nuestro eneatipo, empezar a desechar aquellas que nos están limitando que no nos dan buenos resultados y que no nos permiten ser plenos, abundantes y prósperos.

La ventaja del eneagrama es como hacer un diagnóstico muy rápido de cuáles son esas estrategias limitantes que tenemos y cómo podemos transformarlas.

Para mí, lo que he visto son cambios radicales y un aumento del 40% del índice del bienestar en solo 10 clases, entonces sí me parece que es una de las herramientas más profundas y certeras porque lo que cambia son las creencias que generan nuestro marco de referencia.

¿Qué podemos hacer para cambiarlas y/o eliminarlas?

Cada personalidad tiene una creencia limitante o una creencia de supervivencia por eso cuesta trabajo encontrarla pero una vez que lo haces es más fácil cuestionártelas, por ejemplo

La personalidad 1 tiene la creencia que tiene que ser perfecto para sobrevivir y en su vida siempre busca la perfección y sacrifica muchas cosas

La personalidad 2 dice: tengo que ser amable, querido y necesitado por los demás eso limita enormemente las actitudes que tomo ante la vida y limita la manera en la que actúo porque nunca voy a permitirme hacer algo que pueda lastimar mi relación con el otro, por eso se vuelve tan limitante esta creencia, porque es una creencia de supervivencia.

La personalidad 3 aquí la creencia es que debo ser exitoso y lograr cosas para que los demás me amen pienso literal que el cerebro cree que si no soy así, si no lo hago me voy a morir entonces el 3 lo que tiene que hacer es encontrar el valor en sí mismo.

La personalidad 4 la creencia es que tengo que ser diferente, único y especial para ser valioso y otra de sus creencias es que le falta algo para ser feliz inconscientemente siempre va a buscar cosas donde pierde, donde le falte para tener razón y eso a generar una sensación de insatisfacción crónica y todo está hecho en el cerebro. El cerebro sostiene esta creencia y deja fuera toda esta información que pudiera ir en contra de esta creencia de supervivencia, eso es lo más interesante no es que la realidad te afecte es que tu cerebro solo pone atención a aquello que va de acuerdo con esta creencia tan limitante

La personalidad 5 cree que debe ser competente y saber muchísimo entonces tiene pánico de sentirse ignorante a decir que no sabe.

La personalidad 6 tiene la creencia limitante de que necesita buscar seguridad fuera de él porque el mundo es un lugar inseguro.

La personalidad 7 tiene la creencia limitante de que si sufre o si llora se va a hundir en el dolor que tiene que estar constantemente estimulado buscando oportunidades nuevas.

La personalidad 8 tiene la creencia que no puede ser vulnerable.

La personalidad 9 tiene la creencia de que no es importante y necesita estar en paz para sobrevivir.

Sin duda, el Eneagrama es una herramienta muy útil, práctica y recomendable para trabajar en nuestras creencias limitantes, todo el mundo tiene el derecho de ser feliz y crecer como ser humano, solo es cuestión de que se decida. ¿Aceptas el reto?

Artículos recientes

Tanatología

Por: Tanatóloga Lizzie Ávila Rodríguez Desde que el ser humano llega a la experiencia de este mundo, y durante toda su vida, ha estado y

Seguir leyendo »