Minimiza el estrés si laboras en casa

Por: Yamily Argüelles.

Quizás este período de pandemia ha sido el escenario perfecto para que te unas a la modalidad de teletrabajo; si sientes que tu hogar se ha convertido en escuela, centro de negocios, gimnasio, cancha de fútbol etc. y tú te has convertido en maestro, entrenador físico, ingeniero en sistemas computacionales (arreglando los detalles para las clases en zoom) y fotógrafo (para mandar las fotos de las tareas de los niños a los maestros) seguramente te estás buscado la forma de adaptarte y reenfocar el lente desde el cuál percibes esta avalancha de actividades.

Lo primero que necesitas recordar es que TODOS estamos pasando por un cambio sin precedente, es decir, de una u otra forma todas las personas del mundo están adaptándose a rutinas que no son familiares. Antes de la contingencia sanitara, tenías una forma establecida de hacer tus actividades y cuando las tienes que hacer de manera diferente te sientes irritable o con resistencia. Compartir el mismo espacio con tu familia para realizar múltiples tareas puede generar estrés en ti y en todos los demás integrantes de tu hogar, ya que, además, la casa también demanda atención.

Por lo mismo es importante conocer, ¿qué es el estrés?

El estrés es una respuesta biológica que cuando es bien utilizada puede jugar a tu favor. El estrés no es malo, lo que es nocivo es que una vez detectado no hagas nada para revertirlo y se convierta en un modo normal de vida. Imagina que vas manejando tu coche y una luz roja en el tablero del vehículo se enciende. A los pocos segundos la luz roja inicia un parpadeo inusual. Tu auto te envía un mensaje claro que dice “Pon atención a esto”. Quizá sea el cambio de aceite, un sobrecalentamiento del motor, un bajo nivel en el líquido de los frenos, etc. La primera señal para que tomes acción ha sido emitida.

De forma similar a la luz en el tablero, el estrés te envía señales en forma de pensamientos que te dicen “Pon atención a esto”, pero lejos de estresarte la propuesta es reenfocar lo que observas, reenfocar lo que percibes. Piensa que tienes la oportunidad de usar tus habilidades de liderazgo, enseñar con el ejemplo la gestión efectiva de las emociones en situaciones de alto nivel de estrés e influir positivamente en la vida de los que te rodean.

Ahora que mencionamos la palabra liderazgo es imprescindible referirse a Stephen Covey como autoridad internacionalmente respetada en la materia. En su libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, enseña que mediante ciertos hábitos las personas pueden desarrollar o graduar su efectividad personal e interpersonal.

Los siguientes hábitos para minimizar el estrés tienen la intención de ofrecerte estrategias efectivas que contribuyan al disfrute de las actividades de tu día a día. Piensa en ellos como afirmaciones positivas para tu vida, úsalos como mantras en momentos complicados y lo más importante…aplícalos. Hacer algo diferente, te dará resultados diferentes.

7 hábitos efectivos para minimizar el estrés

Mantra anti-estrés 1.- Soy proactivo. Las personas reactivas tienden a reaccionar con enojos y frustraciones y pocas veces reflexionan en lo que se necesita para que las cosas sean diferentes. Por otro lado, las personas proactivas reconocen su responsabilidad en hacer que las cosas sucedan y de encontrar soluciones ante algo que no les gusta sin dañar a las personas o las situaciones. Ser reactivo es estar molesto por la situación, ser proactivo es proponer y hacer algo por resolverlo.

Mantra Anti –estrés 2.- Tengo un fin en mente.  Este hábito se basa en el principio que todas las cosas se crean dos veces; la primera en un plano mental y después en el plano físico. Eres el escritor de tu propia historia y ello refleja el auto liderazgo para diseñar tu día. Escribe y visualiza de manera clara, lo que quieres hacer en el día: tus compras, tus tareas, tus pendientes, etc. Considera que, si tú no creas tus planes, quizá resultes ser parte de los planes de otra persona.

Mantra Anti –estrés 3.- Establezco que primero es lo primero. Este es el hábito de la administración personal que da como resultado priorizar lo importante vs. lo urgente. Muchas cosas lucharán en tu día por ser lo primero, por robar tu atención y desviarte de tu plan trazado. Tu principal desafío es administrarte con coherencia y equilibro. Algo es urgente cuando requiere atenderse de manera inmediata y algo es importante si está alineado a tus planes y objetivos.

Mantra Anti –estrés 4.- Pienso en ganar/ganar en mis relaciones interpersonales. Es el hábito del beneficio mutuo que da como resultado una mentalidad de abundancia y equidad. Es una forma de pensamiento que procura ventajas compartidas en las interacciones humanas. Ganar/ganar significa que los acuerdos son mutuamente satisfactorios y todas las partes se sienten bien por la decisión que se tome y se comprometen a actuar. Ten la habilidad para encontrar el punto de equilibrio, llega a acuerdos con tu familia y establezcan horarios efectivos para hacer tareas, trabajar, descansar y divertirse juntos.

Mantra Anti –estrés 5.- Comprendo para ser comprendido. Es el hábito de la comunicación efectiva que da como resultado el respeto y la convivencia en armonía. La escucha empática es la capacidad comprender y entender la visión individual de la persona con la que te quieres comunicar sin juicios, contestaciones o interrupciones apresuradas. Ser comprendido es tener la autoconfianza de exponer tus ideas con claridad, inclusive si son diferentes a las formas de pensamiento de los otros. ¿Cómo perciben las cosas las personas que viven conmigo?  Esta pregunta que te ayudará a recordar que, si quieres ser comprendido, deberás iniciar la tarea de comprender a otros.

Mantra Anti –estrés 6.- Practico la sinergia. Es el hábito de la interdependencia que nos da como resultado el valorar la diversidad. Es el hábito de considerar que el todo es la suma de sus partes. Cuando practicas la sinergia, estás abierto a considerar que cada persona aportará una parte para encontrar una forma mejor de hacer algo que involucra mayor comprensión, aprendizaje y desarrollo. La sinergia estimula la originalidad, la innovación y la creatividad en la búsqueda de alternativas y soluciones a los retos cotidianos. Por ejemplo, una tarea familiar que aparenta ser tediosa puede convertirse en un evento memorable si durante su ejecución los miembros de la familia cuentan chistes, cantan, o bailan.

Mantra Anti –estrés 7.- Me renuevo. Es el hábito de la mejora continua que tiene como propósito alcanzar el máximo bienestar. Significa fortalecer cuatro ejes principales de tu vida: el físico, mental, emocional y espiritual. En el eje físico es esencial que te tomes el tiempo para cuidar tu cuerpo; aliméntalo de tal forma que se nutra y se fortalezca. El eje espiritual es el centro de tus creencias superiores, donde se encuentran tus valores.  A través de la gratitud y el amor puedes renovar tu espíritu. El eje mental es la capacidad de ejercitar tu mente para observar tus propias creencias limitantes y crecer ante ellas. La lectura, la meditación, el aprendizaje continuo son extraordinarias formas de fortalecer tu mente. El eje emocional requiere cultivar tu propia valía personal, saber que eres suficiente y que eres capaz de lograr lo que te propongas con esfuerzo y constancia.

Para concluir, considera que la óptica y el enfoque que utilices para percibir las situaciones que te acontecen determinará tus emociones y decisiones. La vida seguirá enviando señales de alerta a tu tablero emocional aún después de la contingencia. ¿Qué harás? Espero que algunos de los mantras anti-estrés compartidos puedan guiarte en esa búsqueda maravillosa de la paz interior que todos anhelamos y merecemos disfrutar.

Artículos recientes