La Sexualidad en el Amor… El ingrediente perfecto para una relación saludable

Plática entre amigos con el psicólogo y sexólogo Renán Solís.

Febrero llegó y junto con él todo lo relacionado con el amor, en todas sus formas de manifestarse, en esta ocasión toca el turno, precisamente, a una muy particular manifestación: La SEXUALIDAD.

Para tal efecto, nuestra PLÁTICA ENTRE AMIGOS es con un especialista en la materia, con el psicólogo Renán Solís, quien se desempeña como psicólogo clínico y sexólogo graduado por el Instituto Mexicano de Sexología, actualmente es director del Instituto Dharma, en donde brinda terapia individual, de pareja y otras alternativas.

Cuenta con más de una década como terapeuta, ha participado en diferentes programas de radio y televisión, de igual forma ha hecho carrera como docente universitario y es reconocido como destacado tallerista y conferencista.

Sin duda, la de Renán Solís es una de las voces autorizadas para orientarnos sobre este importante aspecto del amor, que muchas veces puede ser determinante en su florecimiento o decadencia, si tomamos en cuenta que el AMOR es como una planta a la que hay que regar y prodigarle cuidados de manera permanente a fin de mantenerlo vivo y en crecimiento constante. A continuación nuestra Plática entre amigos con Renán Solís:             

Qué es la sexualidad.

La sexualidad es un aspecto inherentemente humano que abarca tanto el aspecto físico, el emocional, el social y añadiría incluso el espiritual. Está presente en todos los aspectos y en todas las etapas de la vida del ser humano.

Qué tan importante es y cómo influye la sexualidad en la pareja.

La sexualidad juega un papel importante en diversas esferas de la vida en pareja. Si hablamos de la forma en cómo se organiza una pareja en las tareas domésticas, el cuidado de los hijos o sobre quién provee estamos hablando de roles de género, por ejemplo.

Por otra parte, todo lo relacionado con la intimidad, el contacto erótico y en concreto de la vida sexual puede determinar en gran medida el grado de vinculación que tienen las personas entre sí. Reafirman su autoestima, se validan, inclusive se pueden sanar heridas emocionales.

Cómo fomentar una sexualidad sana en la pareja.

La base de una buena relación son básicamente el amor y la comunicación. Saber dialogar implica también saber escuchar, ser asertivas y asertivos para decir lo que necesito, lo que es justo para mí o lo que me molesta y hacerlo de la forma correcta, en el momento correcto y a la persona correcta.

Hablar de lo que es importante para cada quien y darle en la medida de lo posible lo que la pareja está requiriendo es fundamental. Si la persona desea ser tocada de cierta forma, si desea explorar o probar cosas nuevas es muy importante que sepamos decírselo a la persona que amamos.

De igual forma si hay cosas que no están siendo placenteras, causan dolor o por otras razones no se están disfrutando es responsabilidad de cada quien decirlo para ponerle solución juntos.

El bienestar y el placer es responsabilidad de cada quien, la pareja es un compañero, una herramienta, un medio para que logremos alcanzarlos de manera óptima.

Qué diferencia hay entre intimidad y sexualidad.

La intimidad es un aspecto interior y profundo de la persona, algo tan personal que no se comparte ni siempre ni con cualquiera, pero que no siempre tiene connotaciones eróticas.

Con la familia, los amigos cercanos y otros seres queridos compartimos nuestra intimidad; esa parte de nuestra vida que no es pública, que nos pertenece y que decidimos compartir sólo con aquellas personas que nosotros decidamos.

A veces esa misma intimidad puede tener tintes eróticos, implicar caricias, tocamientos y otro tipo de contactos que compartimos más bien con la pareja o personas especiales. Ese tipo de intimidad forma parte de nuestra vida sexual.

Qué relación hay entre el amor, enamoramiento y la sexualidad?

El amor es una emoción y un sentimiento que nos lleva a la vinculación con las personas, procurar su bien y su crecimiento. El amor puede tener una intención erótica o sexual o bien puede no tenerla.

Cuando existe esa intención erótica el sujeto va a experimentar una inclinación afectiva hacia el objeto de su afecto y va a atravesar algunas fases en ese proceso de vinculación.

El enamoramiento constituye la segunda fase de ese proceso, justo después de la limeranza. Yendo en orden la limeranza es una fase en donde la persona experimenta sensaciones y emociones intensas hacia la otra persona.

Hay cierta subjetividad en la forma en la que le mira, tiende a la idealización, a minimizar sus defectos (algunas veces ni siquiera los percibe) y a maximizar sus virtudes.

Durante la limeranza el ser amado es mucho más parecido a lo que el sujeto espera que sea (de acuerdo con sus expectativas) que a lo que realmente es.

Cuando esta fase concluye la persona comienza a amar de una forma más objetiva o “con los ojos abiertos”. La mira tal cual es, mira sus defectos y los acepta; mira sus virtudes y las disfruta sin hacerlas más grandes porque ama desde la aceptación.

Eso es el enamoramiento. Tanto en la primera como en la segunda fase la sexualidad ha estado presente ya sea desde su aspecto erótico o sexual, como en las interacciones diarias como hombres, mujeres, como personas hetero u homosexuales ya que la sexualidad, como se ha dicho antes, no se limita a la mera expresión sexual o coital sino a todas esas maneras que tenemos de relacionarnos con los demás a partir de lo que somos.

Cómo se manifiesta la sexualidad más allá de las relaciones sexuales.

La sexualidad se expresa en la convivencia al momento en el que ejercemos nuestros roles de género, cuando se tienen gestos de amor con la persona que amamos; manifestamos nuestra sexualidad cuando decimos “te amo”, cuando decidimos pasar tiempo juntos en pareja, cuando decimos lo que necesitamos o cuando damos lo que la pareja necesita en el contexto íntimo o en la convivencia cotidiana.

Cuando elegimos vestirnos de cierta manera, arreglarnos el cabello de determinada forma, cuando nos colgamos accesorios propios o distintos a nuestro género.

La sexualidad se expresa siempre y de distintas formas, las relaciones sexuales son solamente una de tantas más.

Cuáles son los beneficios de tener una sexualidad placentera con tu pareja.

Tener una vida sexual placentera genera mayor vinculación con la pareja y favorece a la intimidad; mejora la autoestima y por lo tanto se incrementa la seguridad personal, la sensación de bienestar y de plenitud.

En términos biológicos podemos señalar que una vida sexual activa y placentera reduce el estrés, fortalece el sistema inmune, regula la presión arterial, nos ayuda a conciliar el sueño, activa el piso pélvico y además nos ayuda a quemar calorías.

Cuáles podrían ser las consecuencias de la falta de intimidad en la pareja.

La mayor consecuencia es el distanciamiento emocional, una especie de aplanamiento afectivo que puede incluso generar dudas sobre si aún se ama a la pareja o no.

Este tipo de distanciamiento y la duda que surge de éste da pie a la posibilidad de buscar otros vínculos, otros cuerpos y otras experiencias con personas distintas poniendo en riesgo la estabilidad y la fidelidad.

Qué recomendaciones darías para vivir una sexualidad plena en pareja.

Deshacerse de los miedos y los prejuicios, propiciar una comunicación asertiva, efectiva y amorosa con la pareja que les permita tener una relación profunda de amistad y confianza, darnos permiso de desnudarnos no sólo física sino emocionalmente frente a la persona que amamos y entregarnos desde la seguridad de que seremos bien remunerados, del mismo modo comprometernos a darle a mi pareja esa misma seguridad y remuneración.

Hacer ejercicio y tener una alimentación sana nos ayudan también a sentirnos a gusto en nuestro propio cuerpo y nuestra propia piel.

Nos permite movernos mejor, ser más flexibles y así poder dar rienda suelta a nuestra creatividad.

Nutrir el espíritu en pareja de modo que no sólo lo que suceda con nuestros órganos sexuales sea placentero sino también lo que se va creando entre ambas partes cada vez que se pone en contacto el cuerpo, la mente y el espíritu.

Así es como concluye nuestra Plática entre amigos con nuestro especialista, el psicólogo Renán Solís.

Artículos recientes

Terapia a Vidas Pasadas

Plática entre amigos con Patricia Peirone. En el mundo del desarrollo y crecimiento humano, hay infinidad de opciones y alternativas para encontrar ese bienestar personal que nos

Seguir leyendo »