La opinión de otra persona sobre usted…

Por: José Miguel Novelo.

“La opinión de otra persona acerca de usted no tiene por qué convertirse en su realidad.” Les Brown.

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero… en realidad, todas las cosas son más fáciles de decir, que hacer. Quien haya dicho por primera vez esa frase, no analizó su contenido o nunca hizo nada.

Dicho lo anterior, y con base en mi experiencia, no importan los años que lleves en el camino del desarrollo personal, siempre habrá nuevos obstáculos y dificultades, pero como siempre te digo Hay una mejor manera.

Es verdad que mientras más se desarrolla uno, pareciera que más complicadas se ponen las pruebas. Esto aplica para todos, desde aquellos que nos consideramos personas en proceso de crecimiento, como a quienes consideramos grandes personajes y “gurús” del desarrollo personal como John C. Maxwell, Tony Robbins, Les Brown, entre otros.

Es probable que al leer lo anterior uno se pregunte, ¿si John Maxwell, Tony Robbins y Les Brown también tienen momentos de dificultad, qué me puede esperar a mi que voy dando mis primeros pasos hacia mi desarrollo personal? Y sí, no podemos evitar hacernos la pregunta, lo malo es que nos olvidamos de darnos la respuesta y nos quedamos enganchados en ese pensamiento.

Déjenme contarles una historia personal para analizar los tres puntos principales de este artículo: La opinión de otras personas acerca de nosotros, los efectos que esto puede causar en nosotros y la forma para librar esos obstáculos y seguir adelante.

Pues bien. Recientemente (y por varias semanas), la mayor parte de mi energía se consumió en dos asuntos de trabajo. En ambos casos, las personas involucradas me hacían llegar sus comentarios ofensivos y actitud negativa. Es curioso que mientras escribo esto pienso, “si yo estuviera leyendo este artículo o si lo hubiera escrito alguien más, le diría: no caigas en eso! O quizá, no les hagas caso! O posiblemente, solo tíralos a locos!… sin embargo hoy puedo decir que, “es más fácil decirlo, que hacerlo”.

Todos los días nos enfrentamos a cosas similares o peores, todos tenemos días malos, días complicados, días en los que las cosas que hacemos no salen como las hemos planeado, días en los que recibimos insultos o comentarios que nos hacen creer que eso nos define, que eso somos, pero no, no es así.

Alfred F. Geoffrey decía: Cuando usted toma el control de su vida, ya no necesita pedir “permiso” a otras personas o a la sociedad en general. Cuando usted pide permiso a alguien, le otorga a dicha persona poder de veto sobre su vida.

Hoy te digo a ti (y a mi también) que, la opinión de otra persona acerca de ti, no tiene por qué convertirse en tu realidad. Entiendo que duele, que lastima, que desearías que no se quedaran esas palabras contigo y que la única manera de lograrlo es quitándole ese “poder o permiso” que le hemos otorgado a los demás.

Entonces, la opinión de los demás acerca de nosotros, habla más de ellos que de nosotros. Segundo, si permitimos que esos comentarios se queden en nosotros, nos engancharemos en un pensamiento que no nos permitirá avanzar y por último, la manera de librar esos obstáculos y seguir creciendo (avanzando) es entendiendo que la gente no tiene poder sobre nosotros, o que es momento de quitarle ese poder a quien se lo hayamos dado.

Para finalizar, no me queda más que agradecerte que hayas compartido conmigo estas líneas, agradecerte que me hayas permitido recordar la importancia de quitarle poder de veto a quien no lo merece, solo espero que estas palabras te hagan sentir tan bien a ti, como me hicieron sentir a mi.

Gracias! Y nos vemos en el camino del crecimiento personal. Tu amigo, José Miguel.

Artículos recientes