La magia de florecer

Por: L.E.P. Valentina Gómez León.

Florecer para mí, es aprender a crecer ante todo lo que vivimos. Si tomamos el ejemplo de las flores silvestres, que son capaces de brotar en lugares impredecibles, lograremos entender que nuestra raíz es lo más fuerte que tenemos y podemos florecer de nuevo siempre. Es real que nada en este mundo sucede por casualidad. Todo, en cada uno de nosotros ocurre para una razón, para un crecimiento, para evolucionar. Esta primavera donde todo florece, me hace recordar los días que hemos vivido en los últimos años. Creo que todos tuvimos cambios en nuestra vida con esta situación en el mundo. Crecimos, mejoramos, perdimos seres queridos, ganamos almas hermanas, vivimos procesos que fortalecieron nuestra existencia, nos ayudaron a desarrollarnos y a crecer como seres humanos. Les puedo expresar, de manera confidencial, que al recordar todo lo ocurrido desde el 18 de marzo del 2020 a la fecha, me doy cuenta que ¡han pasado tantas cosas en mi vida! Que no puedo hacer más, que decir ¡GRACIAS!

Para empezar, ya soy otra por completo. Aprendí, por experiencia propia, que todos cambiamos y nadie en esta vida puede ser el mismo con el paso de los días y de los años. Creo que en cada uno de nosotros se dieron cambios enormes, que nos fortalecieron y ayudaron a abrir nuestros ojos. Esta realidad, aun cuando ha sido tremenda para muchos de nosotros, ha otorgado a nuestro ser, muchísimas bendiciones.

¡LOGRAMOS FLORECER!

Descubrimos talentos que teníamos guardados por ahí en diversos aspectos. Algunos se convirtieron en chef, otros horticultores, diseñadores, instructores de yoga, pintores, carpinteros, Tik tokers, escritores, lectores, ¡en fin! Una gran variedad de gente creativa. Me parece que, en el silencio de nuestras noches, nuestra alma recordó lo que realmente es… En lo personal, estoy muy agradecida; pues estos dos años he recibido ¡tantos regalos de la vida!, grandes historias, que estoy segura que mis nietos, se fascinarán con todo lo que tengo para contarles. Seguramente tú también tienes historias para contar. La magia de florecer está dentro de ti y lo haces cada día de tu vida.

Solo recuerda lo que dice Rumi: “Todo el mundo ha sido hecho para un trabajo particular y el deseo para ese trabajo ha sido puesto en cada corazón”.

La clave más importante para tu vida presente y futura eres tú. Lo que eres, lo que dices, y sobre todo… lo que haces. He aquí la base de toda verdadera existencia, lo que hacemos cada día contribuye a forjar lo que vivimos y lo que somos. En muchas partes escuchamos o leemos que lo único que vamos a llevarnos de este mundo, es lo que hayamos vivido y el único regalo para los que nos rodean, es lo que le hacemos sentir. Bueno…enfoquemos estos pensamientos a realmente hacer lo que nos gusta y nos hace bien al corazón sin dañar a nadie. Haz lo que amas, estudia lo que te gusta, ayuda cada vez que puedas y a quien puedas, encuentra cada día algo que te haga reír y si puedes hacer reír a los que te rodean, mucho mejor. Eres el único que elige en tu vida y en tu mente. Solo te pido un favor, decide bien lo que eliges cada día. Ahí está nuestro libre albedrío; cuyo significado, según la Real Academia Española, es la potestad de obrar por reflexión y elección. Piensa en la bendición de elegir cosas buenas y pensamientos buenos. Elige bien todo el alimento de tu cuerpo, mente y alma. Tus elecciones personales guiarán siempre tu vida. Te preguntarás por qué se repite tanto la palabra “elegir”. Te explico: considero de suma importancia que reflexionemos sobre nuestra vida, lo que elegimos cada día y lo que a partir de ahora podemos elegir para revivir en nuestro interior La Magia de florecer.

Dice Mark Nepo: “La flor no sueña con la abeja, florece y la abeja viene”

Cuando desarrollamos el arte de elegir lo que soñamos ser y hacer, lo ponemos en práctica, y agradecemos con la certeza y la fe, de que todo lo que ocurre tiene una razón. Nos vamos convirtiendo en el ser humano que venimos a SER en esta etapa de nuestra existencia. Solo entonces, vendrá por añadidura, lo que tanto anhela nuestra alma al florecer. Para terminar, quiero recordar que somos únicos, estamos hechos y nos construimos con nuestras acciones. Nadie vino a este mundo para ser igual a otra persona y lo ideal es dejarnos guiar por nuestro corazón. Hacer siempre lo mejor para nosotros y para los demás sin importar las críticas.

“Una flor no compite con la flor que está a su lado,

¡Solo florece y es feliz!

“Muchas gracias por leerme… Envío un abrazo a tu corazón”

Artículos recientes

Terapia a Vidas Pasadas

Plática entre amigos con Patricia Peirone. En el mundo del desarrollo y crecimiento humano, hay infinidad de opciones y alternativas para encontrar ese bienestar personal que nos

Seguir leyendo »