Estrellita ¿dónde estás?

Por: Orlando Lara.

Sobreviviendo a un corazón roto en navidad.

Fue un año anormal, así que es común que el corazón roto sea un éxito y luego sea declarado como una pandemia endémica en el país de los soñadores, todos perdimos a alguien que queríamos, algo que amábamos o a nosotros mismos en el proceso de cambio, y lo que queda es un vació; El problema con los vacíos es que no duelen, solo sabes que algo falta, algo que se fue.

A estas alturas, vamos a ir aceptando que en este momento es muy probable que no estés en tu balcón repleto de nieve tomando una copa de vino tinto, mientras la música navideña te taladra el pecho, en lugar de eso, es más probable que estés en plena luz, a los ojos de todos haciendo que tu corazón roto no se haga tan evidente y estés intentando hacer que todo funcione, si este es tu caso, bienvenido este es mi obsequio hecho para ti.

Te advierto que lo que leerás, no tiene una base científica, es mi propia experiencia haciéndote compañía.

 Mira a tu alrededor.

*Empaca fantasmas: Hay un tiempo para todo, el tiempo de asustarse ya pasó, fue tan efímero vivir con niveles de adrenalina a la alta pero ya paso, tenemos que darle un espacio para existir a cada emoción, un tiempo a cada etapa y en esta etapa nos toca poner en cajas a los fantasmas para visitarlos cuando sea el momento, sin asustarnos, aceptar que estuvieron ahí, tuvieron un tiempo, un espacio… vamos a aceptar que eso, ese momento no es ahora, no es pronto.

*Esferas rotas, algunas no sobrevivieron estar empacadas durante todo el confinamiento que aunque las cajas plásticas de catálogo prometían ser seguras, algún movimiento las hizo quebrarse y eso está bien, siguen siendo hermosas, lo irónico de lo hermoso es que es frágil y cuando se rompen entonces la luz entra al interior.

*Tiras de luces, algo que siempre me causo conflicto es que un solo foquito en la tira de luces fuera suficiente para que no encendieran todos los demás, pero la vida es así, primero tenemos un pensamiento, luego nuestros pensamientos se convierten en ideas, las ideas en emociones, las emociones en conductas y las conductas en acciones y es ahí cuando nos apagamos, encuentra el pensamiento que apago el foquito y cámbialo, es difícil pero necesario.

*Árbol, párate firme y aunque tus raíces estén cortadas recuérdalas con mucho amor, mis raíces me dicen de donde vengo y a donde voy, mis raíces también son todas las personas que me sostienen cuando todo tiembla, me unen a la tierra cuando mi cabeza flota y tienen nombre comunes como Ingrid, Rosanna y Carolina, pero también llevan nombre de canales de YouTube o bandas de música indie, esta bien hacerse pequeño y caber en la rama de un árbol, hazlo salir con la gente adecuada, negar el dolor jamás solucionará nada.

*Estrella, Te cuento un secreto ¿sabes porque las estrellas brillan más entre las lágrimas?

Porque ellas también saben lo que es estar solas, han sido descritas como símbolo de la inmensidad por poetas románticos y cargando con expectativas que se han roto, incluso ellas han estado solas, algunas veces alineándose, explotando de amor pero solas por la noche.

El secreto para sobrevivir a un corazón roto en navidad es permitirle sanar, dejar que encuentre su historia de domingo por la mañana y arda como una estrella hasta que todo sea como lo soñamos.

Serás feliz pero primero tendrás que aprender a ser fuerte.

Artículos recientes