El regreso a clase en tiempos del COVID

Por: Psic. Elda Leyva Novelo.

Llegamos a un nuevo inicio del ciclo escolar, todo inicio es emocionante y, sin lugar a dudas, lo es aún más por la situación que actualmente vivimos.

Ha llegado el momento de ir retomando la “nueva normalidad”, es normal sentirnos temerosos, porque la pandemia aún no ha finalizado, pero también es necesario retomar nuestras vidas.

Y ante este nuevo comienzo ¿Qué podemos hacer para apoyar a los chicos?

Primero es esencial establecer una rutina, ya sean clases presenciales, en línea o híbridas (una mezcla de ambas). Establezcan horarios para levantarse, comer, asearse, tomar clases, estudiar, jugar, etc.

Construyan juntos la rutina, no les impongas lo que deben hacer, ayúdales a hacerla suya, elaboren juntos un horario y/o un calendario que puedan poner en un lugar visible y que pueda ir marcando conforme cumplan sus tareas.

El ambiente debe ser adecuado, preparen el lugar donde tomarán sus clases o se dispondrán a estudiar al regresar de la escuela, que lo sientan suyo y que lo identifiquen como el sitio designado para esta tarea.

De igual manera, adquiere y prepara los útiles escolares con anticipación.

Realiza estas actividades paulatinamente, asegúrate de no abrumarlos con el tema de la escuela, evita incrementar su ansiedad dejando todo para último momento, corriendo al final para tener todo listo, que la introducción al tema y las actividades escolares sea gradual.

Sumado a estas actividades es necesario prepararnos para hacer de la prevención parte de nuestras vidas. Mantén una actitud positiva al respecto, recuerda que tus hijos aprenden más de observar e imitar que de lo que les puedas decir.

Practiquen el uso de cubrebocas, consigue algunos con diseños que les gusten, comiencen a usarlos gradualmente: en casa, cuando salen en el coche, ve incrementando el tiempo poco a poco hasta que se acostumbren. No es fácil usar un cubrebocas durante horas, por lo que es importante acostumbrarse a su uso con anticipación.

Platica con ellos sobre la importancia de mantener la distancia, pónganlo en práctica e incluso puedes organizar juegos que le permitan ver esta práctica con normalidad.

De igual manera trabaja para que adquieran el hábito de lavarse las manos con regularidad en casa para que sea más fácil de recordar en la escuela.

Mantente atento y dispuesto para tener momentos en los que puedas comunicarte con tus hijos. Sé honesto y claro con ellos, háblales sobre cómo será diferente la escuela y como estos cambios son para asegurar que todos nos mantengamos sanos.

Permítete escucharlos, mantengan conversaciones sobre lo que saben y han escuchado de la pandemia. A través de estas conversaciones podrás detectar los miedos e inquietudes que puedan tener y podrás orientarlos adecuadamente.

Aceptar tus propios miedos, y angustias te permitirá ponerte en su largar y validar los sentimientos de tus hijos. Si los chicos perciben que sus padres están tranquilos con respecto al retorno a clases y a la reapertura de escuelas, podrán asumir este proceso con confianza y tranquilidad.

Finalmente, mantente alerta todos los días para detectar síntomas de la enfermedad en tus hijos, especialmente fiebre, tos, diarrea, vómitos o dolores corporales. Y de ser necesario consulta a tú médico e informa a la escuela de inmediato.

Más que vivir con miedo, haz que la prevención forme parte de tu vida y de la de tus hijos.

Artículos recientes