El hielo no se hace solo: Manual para independizarse explicado con hielos

Por: Orlando Lara.

Abundan las páginas que hablan del costo económico de independizarse pero difiero completamente en que el único costo de dar un salto en la vida adulta es meramente económico.

El día que supe que el agua más pura y cristalina cuando se estanca se pudre, supe que tenía que hacer un esfuerzo titánico para avanzar en el viaje hacia un cambio de destino y el transcurso era igual de complicado que romper un iceberg; así que si pudiera darte un consejo sobre la independencia sería que sepas que el hielo no se hará solo.

Hielo instantáneo

En la zona de confort de la casa donde creciste el hielo se hacía solo, abrías el refrigerador y el hielo ya estaba hecho, las cosas seguían un orden día con día, una forma de hacerse que aunque muchas veces no estuvieras de acuerdo se hacían de determinada forma para que al final del día tuvieras hielo como recién hecho saliendo del refrigerador.

En la casa donde crecimos, muchas veces pasamos la vida sin darnos cuenta que las cosas que parecen instantáneas, fueron resultado de un proceso realizado con mucho amor; ¡valóralas!

Antes de emprender el viaje a la libertad asegúrate de dejar un hogar que te espere al regresar, para que juntarse a comer sea por el gusto de convivir, participando como iguales, como adultos.

Hielo en cubitos

Al soltar los lazos familiares, una bocanada de libertad de espacios te hará sentir la dicha de estar solo y poner tus propias reglas, a estas alturas unos cubitos de hielo para tus reuniones de viernes serán la gloria después de encargarte de la limpieza, la administración, la comida y todo por tu propia cuenta, en este punto sabrás que las bolsas de hielo son más caras de lo que pensabas para ser simple agua congelada y en contraste con el hielo instantáneo tiene un aspecto más comercial… Todo lo que está fuera de casa sabrá comercial.

La suma de actividades mientras finges ser un adulto independiente es lo que te da una nueva perspectiva sobre la vida, sobre la adversidad, sobre la planificación, sobre el hogar, sobre el ahorro y hacer tiempo para poner en el refrigerador tus propios cubitos de hielo y guardar un poco de dinero para comprar la estufa que te hace falta.

Hielo solitario

Cuando la soledad te invada y la distancia de casa te dé perspectiva es justo cuando comienzas a tomar decisiones importantes sobre tu vida y a darle el sentido que tú elijas, es justo cuando en el proceso aprendes a conocerte a ti mismo, lo que quieres sobre ti y sobre los demás, sobre tus nuevos amigos y nuevos amores.

Tienes la oportunidad de diseñar tu entorno, seguir los consejos sabios de los mayores o no ser igual a ellos, es tu punto perfecto para ser autónomo, un ser humano fuerte, poderoso y seguro, pero al mismo tiempo ser vulnerable, llorar a ratos con los nuevos problemas y quedarte un rato en el sofá con una tormenta de ideas, una copa de vino, tu propia inmensidad y un poco de hielo solitario.

Ahora te toca a ti hacer el hielo, las cosas que quieres están a un iceberg de distancia, complicado pero no imposible, valora cuando alguien hace hielos por ti, necesitarás esa amabilidad para continuar el viaje.

La independencia no es un momento, es un proceso no lineal que requiere una ruptura de lazos, ciclos, patrones y una comprensión plena de que el hielo no se hace solo, el camino ahora depende de ti ahora que todo lo que parece simple, es un cúmulo de aprendizajes, estufas viejas, problemas nuevos y etapas presentes te están esperando para hacer eco en tus sueños.

Todos crecen, excepto uno.- Peter Pan.

Artículos recientes