“Con el mal adentro: Adicciones y su relación en la pareja”

Por: Psic. Wilbert Romero González. MTF

Este es un tema que uno puede estar viviendo en su relación de pareja y que se vuelve un terror para la relación, se estima que la adicción como enfermedad puede afectar hasta a cuatro miembros de la misma familia o más. Karla y Rommel han estado casados por 7 años, se conocieron iniciando la universidad, en un bar al que fueron invitados por otros amigos. Tienen 3 hijos pequeños concebidos por insistencia de Karla. La cual ha ido reduciendo su tiempo de trabajar por quedarse al cuidado de sus pequeños. Rommel trabaja como gerente en una empresa, y le invierte cuatro noches a sus salidas con sus amigos para irse al bar o a casa de alguno de ellos a beber. Los fines de semana juega futbol, que es cuando más bebe alcohol. Karla ya muestra un desgaste y agotamiento por estar sola al cuidado de los niños, sin embargo para “cuidar” la relación, no discute, no expresa lo que siente, se preocupa por lo excesivo del consumo de alcohol de Rommel, sus inasistencias al trabajo por las fuertes resacas, temiendo que en algún momento pierda su empleo, también le preocupa por su manera de  conducir alcoholizado. Vive excusando a Rommel de las reuniones familiares y de amigos a las cuales no pueden llegar y protegiéndolo cuando los niños le hacen preguntas de papá. Karla se enoja porque Rommel le promete no volver a beber hasta alcoholizarse y al no cumplirlo viene el pleito. Karla está deprimida, enojada, ya no sabe qué hacer y esto le da miedo.

Esta historia que vive Karla y Rommel es un relato de los muchos que afectan las relaciones de pareja. Cuando uno está en una relación donde hay adicciones puedes encontrar parejas que viven un deterioro en el vínculo y por lo tanto en la comunicación,  tensión e irritabilidad, problemas económicos, abandono afectivo, un aumento en las discusiones y la reducción de momentos y actividad agradables enfocados a la relación de pareja o la familiar.

Te dejo aquí 3 cosas que NO debes hacer si tu pareja tiene una adicción.

1.- Condicionar el consumo, es decir, prohibir el consumo, esto puede dar como resultado la falta de honestidad, es decir puede llevar a la pareja a ocultar información, mentir y dañar la comunicación.  La regulación del consumo es responsabilidad de la propia persona con adicción.

2.- Minimizar la adicción, no hablar de ella, no darle la importancia y normalizarla lleva a la pareja a minimizar el problema que pueden estar viviendo e incrementar las consecuencias negativas relacionadas con la falta de conciencia sobre la adicción.

3.- Controlar lo que hacen. No seas su policía. En algunas ocasiones y como método de rehabilitación la pareja trata de controlar las conductas de consumo de la otra persona y esto genera una presión que llega a ser inadecuada como acompañamiento en caso de que la pareja este en rehabilitación, finalmente eso puede ocasionar discusiones, frustraciones y enojo en ambos.

Debemos considerar que no podemos controlar o regular la adicción de nuestra pareja, la solución no es simple, busca ayuda profesional para acompañar tanto a tu pareja como a ti en un proceso de rehabilitación.

Por el momento me despido y recuerda que…

 “Vivir tu mundo al 100 NO es vivir perfecto, es vivir pleno”.

Artículos recientes