Cómo avanzar en la incertidumbre

Por: Yamiy Argüelles.

¿Alguna vez el miedo ha sido el protagonista de tu diálogo interior? Para muchas personas esta nueva normalidad ha traído una cantidad de emociones que han resultado difíciles de gestionar; una de las más predominantes ha sido la incertidumbre respecto a la forma en que la pandemia del COVID-19 cambió nuestros estilos de vida, trabajo, escuela, etc. Iniciaré comentándote que la incertidumbre es una falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo. Y que al mismo tiempo esta incapacidad de predecir el futuro con certeza puede generarnos miedo; miedo a lo que no conocemos o no sabemos todavía.

Vivir el ahora con todos tus sentidos y practicar la atención plena es una forma de desenergizar el miedo.

Hay que recordar que el miedo no es malo. Es una emoción que alerta y “activa” tus instintos de supervivencia. Sin embargo, cuando el miedo y el ruido mental que éste produce (pensamientos negativos o destructivos) se convierten en tu manera de vivir, entonces requieres usar el poder de tu mente y recordar que tú NO eres tus pensamientos. Eres el artesano y creador de tus pensamientos, tú les das vida y residencia en tu mente. Una estrategia para revertir los pensamientos que te producen miedo es practicando el poder del AHORA.

El escritor alemán y maestro espiritual Eckhart Tolle es reconocido como autoridad en el tema de vivir el momento presente para no perderse en los pensamientos. Sus libros El poder del Ahora y Practicando el poder del Ahora describen el momento presente como la puerta de acceso a una elevada sensación de paz. En su obra El poder del Ahora ,Tolle aclara que para  avanzar a través de la incertidumbre es necesario tomar conciencia de que NO eres tus pensamientos, eres el pensador. Al observarte a ti mismo y percibir los pensamientos que creas, activas un nivel de conciencia superior que te ayudará a cambiar tu diálogo interno.

¿Recuerdas que dijimos que eres el artesano de tus pensamientos? Con los 7 hábitos que te compartiré a continuación reflexionarás sobre el tipo de pensamientos que te acompañan constantemente, tomarás acción para vivir plenamente el momento presente y cambiarás el significado de esas experiencias negativas o desagradables vividas en el día a día. Se trata de convertir tus pensamientos en obras de arte que te lleven a disfrutar el hoy y el ahora no solo para ti, sino para los que te rodean también.

Hábitos para caminar a través de la Incertidumbre

Hábito # 1. Escucha la voz que habla en tu interior. Observa al pensador y cualquier patrón de pensamiento repetitivo. Sin juzgar escucha tu diálogo interno. Cuando el pensamiento se calme sentirás cierta quietud y paz dentro de ti. Para identificar tus pensamientos dominantes, escribe en una hoja de papel tres frases o pensamientos recurrentes.

Hábito # 2. Dirige el foco de atención al momento presente. Al ahora que estás experimentando. Recordar el pasado o proyectar el futuro te restan tiempo y energías para disfrutar el presente. Hay 2 días de la semana que te propongo designarlos como libres de miedo. Toma nota de esta maravillosa cita de Robert Burdette que te ayudará a recordar cuáles son:

“ Hay dos días de la semana que nunca me preocupan. Dos días despreocupados, mantenidos religiosamente libres de miedo, preocupaciones y temores. Uno es ayer y otro es mañana”.

Ancla el ahora con respiraciones profundas para calmar tu mente y aprovecha tus sentidos para intensificar tus vivencias cotidianas. Si estás tomando café, observa el color intenso y profundo de tu café… Percibe el inconfundible aroma que impregna tu habitación, siente cómo la calidez del líquido llega hasta tu mano cuando tomas la taza para beberlo… ¿Qué sientes al beber tu café favorito? Trae tu atención al presente y lleva tus experiencias a otro nivel de conciencia.   

Hábito # 3. Renuncia a ser una persona multitareas. Dividir tu atención en varias cosas al mismo tiempo te aleja de estar en el presente. Hacer muchas actividades a la vez no significa ser más productivos, significa estar más ocupado. Cuando tu mente se ocupa en más de una tarea a la vez, tus niveles de estrés aumentan ya que quieres hacer muchas cosas al mismo tiempo- ¡y a toda prisa! – con el propósito de ahorrar tiempo. En vez de perfeccionar tus técnicas multitareas mejor intenta y repite los siguientes mantras: “Hoy elijo concentrarme  en una actividad a la vez” ó “Dedico mi atención plena a esta tarea únicamente”.

Hábito # 4. Eleva tu pensamiento creciendo tus habilidades. Cuando creces tus habilidades las posibilidades de resolver los problemas actuales y los futuros aumentan. Con nuevas herramientas a tu alcance, te sentirás con mayores capacidades de respuesta en el momento que se te presentan los retos. Puedes crecer tus habilidades apoyándote  de un profesional. Toma acción: infórmate, pide ayuda, haz ejercicio, duerme, lee… Así los niveles de ansiedad van a disminuir.

Hábito # 5. Toma conciencia de tus emociones. Ante la incertidumbre observa qué emociones estás sintiendo, percíbelas y permítete experimentarlas sin suprimirlas. Las emociones son biológicas y tienen un sentido. Después de experimentar la emoción pregúntate: ¿Para qué estoy experimentando este miedo?, ¿Qué emoción estoy experimentando ahora? Al iniciar la práctica de la atención plena en una sola actividad quizá sientas que tu lista de pendientes no avanza al ritmo que acostumbras…toma conciencia de lo que sientes. ¿Es frustración? ¿Desesperación? Recuerda que lo que en realidad estás haciendo es entrenar tu mente para estar presente en una sola actividad.

Hábito # 6. Actúa en el presente para cambiar el futuro. Entrega todo lo mejor de ti en cada actividad que hagas en el presente, sin querer controlar los resultados futuros. En ocasiones piensas tanto en los posibles escenarios futuros que te olvidas que es en el momento presente donde se encuentran todas las posibilidades, y sobre todo tu paz interior. Ama lo que haces en este momento presente y lo que haces te amará por siempre.

Hábito # 7. Practica la resignificación de experiencias. Lo que te sucedió en el pasado, no determina tu fututo. El hubiera no existe en el tiempo presente; deja de conjugar para ti y los otros el famoso “Yo hubiera hecho esto, o tú hubieras actuado así”. Cuando tomas el aprendizaje que hay detrás de cada experiencia, creces como ser humano frente a los retos. Una actividad que te aportará mayores aprendizajes es resignificar tus experiencias. Minutos antes de dormir haz una lista de cosas que te causaron incertidumbre o malas experiencias y asígnales un nuevo significado. Por ejemplo, si durante el día tuviste algún desacuerdo con una persona, justo antes de dormir pregúntate: ¿qué puedo aprender de esta experiencia? En vez de irte a la cama con esa sensación de molestia, enojo o tristeza por lo acontecido, “extrae” el aprendizaje y dale un nuevo significado. Tu respuesta a la pregunta sería que quizás necesites informarte mejor, que puedes pedir las cosas de forma diferente o que puedes optimizar tus tiempos. De esta manera equipas a tu mente con ideas de mejora y crecimiento para una experiencia futura. Con mucha probabilidad, tendrás una noche reparadora en la que tus emociones y tus pensamientos descansarán serenos y en paz.

Espero que estos hábitos te ayuden en la importante labor que realizas como artesano de tus propios pensamientos y que cada día firmes tus obras de arte con la satisfacción de haber vivido intensamente el poder del ahora.

Artículos recientes