Camino hacia el terror: Relaciones de pareja complicadas

Por: Psic. Wilbert Romero González. MTF.

En algunas ocasiones nos complicamos la vida y esto no está exento en las relaciones de pareja. Y no nos damos cuenta si nos equivocamos de camino y nos dirigimos hacia el terror.  Entonces vivimos relaciones de pareja complicadas, algunas de ellas podemos descomplicarlas y algunas están destinadas a llegar a su fin.  A veces nos preguntamos ¿Cómo poder identificar una relación complicada? ¿Cómo salir de una relación complicada? ¿Cómo descomplicar una relación complicada? Entre muchos otros cuestionamientos que cuando estamos en una relación así vemos venir o lo vivimos y por miedo a la soledad o inseguridad ahí nos quedamos en esa  relación y por lo tanto entramos a ese camino del terror.

Hay que saber detectar estas relaciones, reitero que no significa que no puedan funcionar, sin embargo tendría que haber un proceso terapéutico para poder hacerlo.  Te menciono algunas de ellas:

Relaciones a distancia: Éstas pueden funcionar siempre y cuando exista una aceptación de la dinámica entre la distancia y los tiempos en los que pueden estar juntos de manera presencial, podría decirse que se vuelve una relación que en algunos momentos puede ser en línea y otros presenciales. Es una relación que pide paciencia, entendimiento y aceptación de la dinámica y diferentes formas de dar cariño y estar para la otra persona.  Son complicadas por la distancia, la economía, el contacto presencial etc. Pero si pueden preservar la relación y saberla llevar a través del tiempo, el mismo proceso les pedirá el poder terminar con la distancia y estar en el mismo espacio.

Relaciones con alguien casado: Este tipo de relaciones son complicadas, porque si bien al principio producen adrenalina y emocionan, al paso del tiempo son relaciones que sufren mucho por la demanda de tiempo, por la parte, afectiva,  etc.  En este triángulo las tres personas van a desgastarse emocionalmente y tendrían que estar en total acuerdo todas partes involucradas para poder hacerla funcionar.

Relaciones con alguien que está saliendo de una larga relación: A veces no nos damos el tiempo de vivir un duelo por el término de una relación que fue significativa y que tuvo una duración prolongada y comenzamos una nueva relación, por miedo a la soledad etc.  Este tipo de relación cumple con la frase de “un clavo saca otra clavo” pero no tomamos en cuenta ese tiempo y espacio para reconciliarnos con nosotros mismos, encontrarnos y digerir el duelo de la perdida que incluye muchos aspectos de la dinámica de la persona.

Relaciones con alguien que no quiere un compromiso: Son complicadas estas relaciones porque están a un nivel superficial y es difícil que lleguen a formalizar, profundizar y estarán inundadas de pretextos que al paso de tiempo se volverán incomodos.  Aquí se necesita mucha paciencia y comunicación para lograr entenderse y crear un vínculo más profundo si ambos están de acuerdo o bien seguir adelante sin la otra persona, de acuerdo a lo que uno quiere de una relación.

El camino hacia el terror es largo y nos llevará un tiempo poder revelarlo, pero habrá más oportunidad de seguir escribiendo sobre el tema.  Por el momento me despido y recuerda que “Vivir tu mundo al 100 NO es  vivir perfecto, es vivir pleno”.

Artículos recientes